28 jul. 2010

Algas, ¿el futuro de los biocombustibles?

Foto: Steve Jurvetson
Los problemas medioambientales que trae la utilización masiva de petróleo como combustible son por todos conocidos, por lo que la búsqueda de una fuente de energía alternativa con la que crear biocombustibles es uno de los campos más investigados. Y en esta lucha se van haciendo un hueco cada vez más grande las algas.


¿Por qué? Las ventajas están claras: las algas pueden producir diez veces más combustible por hectárea que otros materiales utilizados para lo mismo como el maíz; son resistentes y pueden crecer en tierras áridas y agua salada, por lo que su producción no competiría con otros cultivos; y además absorben amplias cantidades de dióxido de carbono, ayudando así a paliar el efecto invernadero y el calentamiento global.

Las investigaciones se centran en producir un tipo de "superalga" que potencie todas sus características, además de introducir alguna extra. Y es aquí cuando aparecen los detractores, repartidos entre los que opinan que las algas normales servirían y los que temen que los ecosistemas marinos resulten perjudicados.

Los científicos metidos en la manipulación genética de las algas, mientras tanto, aseguran ser muy conscientes de que el 40% del oxígeno que respiramos proviene de las algas de los océanos y de que hay que ir con mucho cuidado. Ante las voces que afirman que la filtración de la superalga a la naturaleza sería fatal, ellos recuerdan que en 35 años de ingeniería genética con bacterias nunca ha pasado nada. Y que una alga de laboratorio nunca sobreviviría en un entorno salvaje.

Una cosa queda clara: el biocombustible es una necesidad cada vez más grande, y las algas podrían tener un papel clave en su desarrollo. Las investigaciones avanzan a pasos agigantados, y la inversión en esta materia promete ser, si sigue todo como hasta ahora, una apuesta segura. Y más en lugares costeros como Galicia y el Norte de Portugal.

Unha cousa queda clara: o biocombustible é unha necesidade cada vez máis grande, e as algas poderían ter un papel clave no seu desenvolvemento. As investigacións avanzan a pasos xigantescos, e a inversión nesta área promete ser, de seguir todo como ata agora, unha aposta segura. E máis en lugares costeiros como Galicia e o Norte de Portugal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario