4 oct. 2010

Creando una bioempresa: las seis claves del éxito

Llegar a lo más alto no siempre es sencillo. Foto: Azlan Mohamed
Todo proyecto de negocio biotecnológico empieza con muchas ganas y convencimiento de que su idea es imprescindible en el mercado, pero la mayor parte de estas nuevas bioempresas se quedan por el camino. Seguro que no quieres que tu bioempresa se sume a esa lista de fracasos, para lo que te vamos a contar las seis claves del éxito de toda empresa biotecnológica. No garantizan la supervivencia, pero hacen el fracaso más difícil.


  1. Un buen equipo directivo. Parece una tontería, pero es algo básico, y no solo en su papel de gestión y dirección de la bioempresa. Los posibles inversores no se fijarán tanto en la tecnología y los productos como en quién está detrás de la compañía: una dirección que combine una buena plantilla de empleados, experiencia en el campo, buenos contactos, y un currículum de éxitos.
  2. Capacidad de adaptación. Debes tenerlo muy claro: muy pocas bioempresas aciertan con sus primeros productos. La clave está en saber aceptar que el mercado cambia, y cambiar con él: es la empresa la que se debe aceptar y no al revés.
  3. Saber ver el futuro. Hay cosas impredecibles, cierto, pero la mayoría son una consecuencia lógica de varios factores que evolucionen. Se trata de saber ver hacia dónde nos lleva el mercado y anticiparnos. Cuando aparezca la nueva situación, tu bioempresa ya tendrá el producto necesario listo.
  4. Localización geográfica. No vale cualquier lugar, y debes tener varios factores en cuenta. No se trata solo de un lugar de trabajo, sino de adónde tienen que ir tus inversores a visitarte, o tus empleados a trabajar. Quédate cerca de otras empresas del sector: tendrás acceso a talento y a inversión.
  5. Atractivo para inversores. No podía faltar. Ya puedes tener el mejor equipo y las mejores ideas, sin dinero no conseguirás nada. Busca inversores interesados en el proyecto desde el principio: además de financiación, te ofrecerán consejo. Dos elementos de los que nunca tendremos demasiado.
  6. Ciencia. Una bioempresa tampoco es nada sin una buena base científica. Pero, como ya hemos visto, no lo es todo.

1 comentario: