15 nov. 2010

Las grandes amenazas de las bioempresas nuevas

Foto: Melissa Wiese
Acabas de estrenar tu start-up biotecnológica y te parece que a partir de ahora todo tiene que ser más fácil. Y, aunque los pasos previos son muchas veces los más difíciles (por el número de aspectos a los que hay que prestar atención y la falta de experiencia), las cosas no son aún un camino de rosas: varias amenazas se ciernen sobre tu joven bioempresa que tienes que tener muy vigiladas.


Los más peligrosos en este punto son los piratas tecnológicos, atentos a cualquier nuevo descubrimiento/producto/tecnología para hacerse con la patente antes que sus creadores. ¿Cómo protegerse? Muy sencillo: con prevención. Protege tu propiedad intelectual a través de patentes y acuerdos de confidencialidad con los clientes. Así, protegerás además tu cuota de mercado evitando que entren otros competidores al perder tu control sobre la tecnología.

Porque tan peligrosos como los piratas son el mercado en general y tus competidores en particular, que podrían quedarse con tus clientes si no logras diferenciarte o añadir valor a tus productos. Sabemos que no siempre nos podemos permitir ofrecer los precios más bajos, pero sí podemos intentar encontrar nuestro nicho por otro lado: estudia el mercado, anticípate a los cambios y trata de personalizar tu servicio. Seguro que encuentras al segmento que de verdad necesita tus productos.

Y una vez que tengas a tus clientes, ¡no los pierdas! Presta mucha atención a crear una buena relación con ellos, a responder (rápido) a quejas, problemas, o simples consultas, y mantente atento a todo lo que te tengan que contar. Es decir, cuida de ellos y no les des una razón para abandonarte. Si haces las cosas bien y tienes paciencia, lograrás que tu bioempresa se consolide.

Vía | Madri+d (PDF)

No hay comentarios:

Publicar un comentario