22 dic. 2010

4 pasos para crear una red de contactos alrededor de tu bioempresa

Muchos de tus contactos se harán a través de unos cafés. Foto: marfis75
Seguro que a estas alturas ya has llegado a la conclusión de que ser bioemprendedor/a en solitario es muy difícil (por no decir imposible) y que gran parte de tu éxito dependerá del equipo de gente que logres reunir a tu alrededor. ¿Cómo encontrar a la gente adecuada? Te damos los cuatro pasos básicos:

Paso 1: Establece tu “visión”
Antes de hablar con nadie, deberías sentarte a pensar sobre qué es tu bioempresa exactamente y cómo comunicárselo a tus futuros socios. ¿Cuál es la filosofía de la empresa? ¿Qué aporta la tecnología al sector? ¿Qué planes de futuro tienes? Crea algunos materiales sencillos a modo de presentación (PowerPoint, folletos, algún vídeo) y no tengas miedo de irlos cambiando a medida que vas incluyendo recomendaciones de tu equipo.


Paso 2: ¡Haz contactos!
¿Has escuchado alguna vez eso de que las grandes decisiones en empresas y organismos tipo ONU se toman en los pasillos y no en la sala de reuniones? Esto es un poco el equivalente para tu bioempresa. Llámalo como quieras, “networking” o “birral marketing”, pero el caso es que tendrás que tomar muchos cafés, comidas, cenas, y copas con gente del sector (colegas, asesores, mentores, inversores, periodistas...) y contarles de qué va tu empresa y tu tecnología. De esa red de contactos sacarás ideas y socios potenciales, así que cuídala.

Paso 3: ¡Haz caso a tus contactos!
¿De qué te sirve toda esa red de gente del sector a la que has ido conociendo a través de cafés y comidas si no sacas partido de sus conocimientos? Escucha lo que tienen que decir sobre tu bioempresa, lo que opinan sobre tu filosofía, y ten siempre a mano un bolígrafo para no dejar pasar esos momentos en los que te dicen “deberías hablar con...”. Te ayudarán a perfeccionar tus planes, te darán ideas, y te dirigirán hacia los contactos que necesitas.

Paso 4: Escucha a tu equipo
Si has seguido el resto de tus pasos, seguro que tienes un equipo en el que todos sus miembros son capaces de añadir valor y perfeccionar los planes de tu bioempresa. Entonces, ¿por qué no pedirles consejo? ¿por qué no involucrarlos en todos los procesos de toma de decisiones? Sí, hay aspectos delicados en los que prefieres no meter a cualquiera, pero también es cierto que si logras que tu equipo vea a la bioempresa como suya, trabajarán mejor y se implicarán más. Y tampoco se trata de someter cada decisión a la votación de todo tu equipo, pero no pierdes nada pidiendo opiniones. Y puedes ganar mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario