4 feb. 2011

Principales barreras de las bioempresas

Aunque el sector biotecnológico esté en plena expansión, eso no siempre significa que toda bioempresa se vaya a encontrar con un camino fácil y directo al éxito. Más allá de los problemas que pueden afectar a cualquier nueva compañía, emprender en el sector biotecnológico tiene también sus dificultades específicas. Nada, claro, que no se pueda superar, pero mejor saber de antemano a qué nos podemos tener que enfrentar. Estas son algunas de las barreras que deben superar las bioempresas, según la revista Emprendedores:



  • Financiación. Cualquier empresa que comienza se enfrenta a esta necesidad, sí, pero en el sector biotecnológico todo se agudiza, ya que la inversión necesaria es muy alta y los retornos pueden retrasarse varios años. Es decir, una cosa es poner una spin-off en marcha, para lo que es más sencillo encontrar subvenciones o conseguir préstamos, pero mantener una empresa que todavía no da beneficios a largo plazo es más complicado. ¿Las opciones? Acudir a fondos de capital de riesgo especializados, probar en el Mercado Alternativo Bursátil, etc.


  • Hacerse un nombre. Es una especie de círculo vicioso. Para conseguir esa financiación, para lograr atraer inversores, es necesario transmitir confianza. Y para transmitir confianza, lo mejor es que te conozcan: pocos inversores se arriesgarán a poner su dinero en una bioempresa de la que no tienen ninguna referencia. ¿Cómo lograr hacerse un nombre? Jugando bien tus cartas y teniendo paciencia.


  • Torre de marfil. Aquí es donde los bioemprendedores deben entonar un poco el mea culpa. Una cosa es ser un científico excelente y otra muy distinta es llevar una empresa. Los bioemprendedores y los inversores hablan muchas veces idiomas distintos, lo que hace difícil entenderse bien. La solución aquí es, o bien incluir en el equipo a algún especialista en gestión de bioempresas (lo más recomendable), o estudiar bien cómo es el mundo empresarial y poner toda tu buena voluntad.


  • Trabas legales. Tal vez no sean directamente “trabas”, pero es cierto que el tejido legal es muy complejo, especialmente el aplicado a los productos de origen biotecnológico, lo que suele acabar en más retrasos.

Esperamos no haberte asustado con esta lista... Ten en cuenta, no obstante, que el sector biotecnológico es de los pocos que se ha librado de la crisis, en el que se sigue creando empleo y que sigue moviendo (y generando) mucho dinero. Este post es solo para que veas que hasta los caminos más sencillos tienen sus pequeñas piedras con las que tropezar. (¡Pero si les damos una patada tendremos vía libre!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario