13 abr. 2011

Corazones bioartificiales, el futuro de los trasplantes

Los trasplantes de todo tipo de órganos es algo que está a la orden del día y que se realiza ya (casi) sin problemas, pero es una técnica que está lastrada por dos aspectos: por un lado, la siempre presente posibilidad de rechazo del nuevo órgano por el cuerpo del paciente; por otro, la escasez de donaciones que provoca listas de espera y retrasa el momento del trasplante.


En un futuro no demasiado lejano, no obstante, esto podría cambiar gracias a los órganos bioartificiales. Se trata de una nueva técnica que se está investigando (de momento con corazones) que consistiría en combinar la “estructura” de un corazón procedente de fallecidos o de animales con las células madre del propio paciente.

Así, los órganos bioartificiales serían creados a partir de la estructura interna de corazones (o el órgano en cuestión) en principio no aprovechables para trasplantes. A este “andamio”, que quedaría al descubierto gracias a un tratamiento denominado “detergente”, se le aplicarían las células madre del paciente receptor, creando así un órgano listo para entrar en funcionamiento.

Las ventajas de este tipo de órganos bioartificiales están claras: además de eliminar la posibilidad de rechazo (la estructura es inerte y las células madre ya son del receptor), se podría llegar a crear un banco de matrices que acabaría con el problema de la falta de donaciones, ya que la capacidad de almacenamiento de este banco podría ser casi ilimitada.

Este proyecto, que está siendo desarrollado por el Hospital Gregorio Marañón con la colaboración del Ministerio de Ciencia e Innovación, la Organización Nacional de Trasplantes y la Universidad de Minnesota, no espera no obstante verse aplicado en humanos hasta dentro de por lo menos diez o quince años.

Eso sí, si se consigue llevar a cabo con éxito la espera habrá valido la pena.

1 comentario:

  1. ¿Sentiré lo mismo por mi novia si me ponen uno de estos? ;)

    ResponderEliminar